Redes

 
 
 

Falta de energía en Tumaco como resultado de atentados terroristas  

 
 
Tumaco, hoy más que nunca, sigue siendo uno de los territorios más olvidados del país, el recrudecimiento de la violencia parece no cesar y sin que eso sea ya suficiente sus cerca de 180.000 habitantes tuvieron que soportar durante el mes de octubre apagones que no duraron horas sino días como consecuencia de ataques terroristas en los que se destruyeron 10 torres de energía. El primer apagón ocurrió del 2 al 16 de octubre en el que se derribaron 8 torres entre la zona del pie de monte costero (Ricaurte) y el kilómetro 34 en la población de Juan Domingo, y otro entre el viernes 18 de octubre y el miércoles 23 cuando fueron atacadas dos torres más entre el kilómetro 79 y 92 de la vía Tumaco – Pasto. Solo hasta el miércoles 23 en la noche se restableció el servicio de energía en el municipio pero las consecuencias fueron desastrosas. Se calcula que las pérdidas con los atentados fueron de más 30.000 millones de pesos para las empresas, negocios y el comercio informal del Municipio.
 
Los tumaqueños atacados históricamente por la violencia desatada entre paramilitares guerrilleros y bacrim, viven en medio de una zozobra constante, en la que pueden esperar ya cualquier cosa, los apagones los dejaron por casi un mes en la penumbra, pero de todo, esto es tal vez lo menos difícil de soportar. Las diez torres de energía derribadas a lo largo del mes desataron un estado de crisis en el municipio en el que la escases de agua que ya es el pan de cada día, fue mucho más dura puesto que las barcazas que surten el acueducto municipal funcionan precisamente con energía.
 
El comercio en general, instituciones educativas, entidades de salud y entidades públicas debieron funcionar con plantas de energía lo que elevo considerablemente sus costos. Eso sin contar la escasez de combustible con el que funcionaron las plantas en todo el municipio durante los apagones.
 
Todo ocurre en medio de los diálogos de paz entre Gobierno y FARC lo que deja aun más en entre dicho las intenciones del grupo guerrillero, al que el Gobierno atribuye los ataques a las torres de energía en el municipio, más exactamente a la columna móvil ‘Daniel Aldana’ de las FARC.
 
Entretanto las diferentes organizaciones no gubernamentales presentes en el municipio hemos tenido que operar en medio de la crisis que ha afectado el desarrollo de proyectos vitales para la población.
 
Para Oscar Alzate coordinador de Global Humanitaria en Tumaco los continuos apagones y sus consecuencias afectaron no solo las operaciones de la organización sino la vida misma de sus colaboradores. “Nuestros empleados se vieron afectados moral y anímicamente como ciudadanos, por la falta de energía, agua, salud para sus hijos, los funcionarios rompían en llanto, porque ni si quiera tenían agua para cocinar ni para el aseo básico de sus familias. Muchos de los colegios suspendieron sus clases y en aquellos donde continuaban más del 50% de los alumnos no asistían pues los hogares no tenían las condiciones básicas de salud, higiene, y alimentación para enviar a sus hijos.
 
Además dada la situación de orden público las operaciones diarias de trabajo en nuestros proyectos y actividades cotidianas debieron asumirse solo hasta donde los grupos armados ilegales nos permitieron llegar y en esta situación de crisis se amplió enormemente la restricción.
 
A nivel operativo la falta de combustible impidió trabajar completamente las horas laborales, eso sin contar el acceso nulo a las herramientas básicas como computadores e impresoras que terminaron averiados con los apagones.
 
La disponibilidad presupuestal en términos de convenios con diferentes entidades públicas como en el caso de la Alcaldía Municipal resultó retrasada, ya que el sistema financiero sin energía no funciona, lo que por ende impidió continuar con las operaciones de nuestro cronograma de trabajo”.


MAPA WEB
Fundación Global Humanitaria, Calle 27 #6-81 Bogotá. Teléfonos de contacto (571) 3402525 / 317 5009382 / 316 4720273
Que la FUNDACIÓN GLOBAL HUMANITARIA fue constituida mediante Escritura pública N° 0007770 del 23 de julio de 1998, otorgada en Notaria 29 de Bogotá e inscrita en Cámara de Comercio el 9 de septiembre de 1998 bajo el número 00034377 del libro de las entidades sin ánimo de lucro.